ORIGINALIDAD Y PLAGIO Guido Rodríguez Alcalá

Posted on

La originalidad de una obra literaria no consiste en la originalidad del argumento. Muchas obras maestras son recreaciones de obras anteriores.

 

En 1630, el religioso español Tirso de Molina presentó su obra de teatro titulada El burlador de Sevilla y convidado de piedra. El burlador era don Juan Tenorio, quien mató al comendador Gonzalo de Ulloa después de haber seducido a la hija, Ana de Ulloa. El convidado de piedra era la estatua de la víctima, levantada sobre su sepulcro. Por seguir con sus burlas, don Juan invitó a cenar a la estatua, que acudió a la cita y se llevó al infierno al impío don Juan. (De ahí la expresión convidado de piedra para designar una compañía indeseable.) En 1665, el francés Moliere presentó su pieza Don Juan, donde reaparecen el argumento y los personajes de Tirso, incluyendo la estatua. Otro don Juan poco original en la trama es el Don Giovanni de Mozart, donde vemos de nuevo al burlador, a la ultrajada doña Ana y al “hombre de piedra” que se lleva al libertino. No sé cuántos grandes escritores recrearon la leyenda de don Juan Tenorio. A Bernard Shaw le recriminaron el no haberse abordado el tema, y por eso publicó en 1903 Hombre y superhombre, versión inglesa del burlador de Sevilla. En 1953, el suizo Max Frisch publicó Don Juan o el amor a la geometría. Aquí la aparición fantasmagórica de la estatua es una tramoya montada por el propio don Juan para que lo den por muerto y le permitan dedicarse a su verdadera pasión, la geometría. Pretender descalificar a Moliere, a Shaw o a Frisch es ponerse en ridículo. La originalidad de una obra no está en el argumento, sino el modo de desarrollarlo.

El préstamo puede ir más allá del argumento.  En 1928, el alemán Bertolt Brecht estrenó la Ópera de tres centavos, una parodia de la ópera clásica, pues se trata de un conjunto de canciones populares provocativas por la música y la letra. Brecht también quería burlarse de todos los valores sociales convencionales: honra, reputación, moral. Provocó el escándalo que se proponía, pero no fue original. Su obra sigue fielmente el argumento de La opera de los mendigos del inglés John Gay, presentada en 1728 y prohibida por mucho tiempo por irreverente. ¿Puede hablarse de plagio? No. Y conste que Brecht transcribió, sin comillas ni referencias, dos poemas del francés Francois Villon: “Balada de los ahorcados” y “Balada de la gorda Margot” (esta última con música de tango). Era una forma de mostrar poco respeto por la propiedad privada.

Pero no solamente el marxista Brecht utilizó versos ajenos. Lo hizo también el cristiano y devoto poeta inglés T. S. Eliot. En “Una partida de ajedrez” (parte II de Tierra baldía), Eliot dice: “La silla donde estaba sentada, como un mármol bruñido”. Esto nos remite a Antonio y Cleopatra de Shakespeare (escena II, acto II), donde se lee: “La barca donde estaba sentada, como un mármol bruñido” (quitando “silla”, es el mismo verso). En Inglaterra es imposible plagiar a Shakespeare impunemente —cuando de plagio se trata—. Eliot lo sabía, y sólo trataba de poner en práctica su teoría de la intertextualidad: es válido insertar textos clásicos en una obra personal, para realzar lo escrito con la referencia a la tradición. Aun sin mencionar la palabra intertextualidad, otros escritores contemporáneos de Eliot siguieron la misma práctica: entre ellos Brecht, Ezra Pound, Rainer M. Rilke, James Joyce y Wladimir Nabokov. Ningún crítico sensato puede acusarlos de plagio.

Naturalmente, el plagio existe. Según el Diccionario dela RealAcademia, plagiar es: “Copiar en lo esencial obras ajenas, dándolas como propias”. Para combatir el plagio, se ha creado un programa de computadora que permite detectarlo en los textos. (Con este programa se descubrió, por ejemplo, que una obra atribuida  a Shakespeare no era de Shakespeare.) Para evitar imprecisiones o injusticias, es necesario que el Poder Judicial paraguayo tenga y utilice el programa. Caso contrario, la justicia no podrá ser pronta, ni barata, ni segura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s