INFORME CRÍTICO-LITERARIO COMPARATIVO DE POSIBLE PLAGIO

Posted on

OBRAS: El túnel del tiempo de María Eugenia Garay

Karumbita la patriota de Nelson Aguilera

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

Este informe es puramente técnico. Atenderá a conceptos literarios concretos y no se

ajusta a las definiciones legislativas de los países ni de las instituciones a las que pueda afectar

cualquier asunto literario.

Por esta razón, nos centramos en aspectos concretos comparativos para definir si

entre las dos obras citadas existen suficientes concomitancias como para considerar que una

de ellas ha plagiado a la obra.

Concepto de plagio

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, plagiar está definido

como “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. En el ámbito del derecho

de la propiedad intelectual se suele entender que “una persona comete plagio cuando copia o

imita algo que no le pertenece haciéndose pasar por el autor de ello. En el caso de documentos

escritos, por ejemplo, se comete plagio al no citar la fuente original de la información

incluyendo la idea, párrafo o frase dentro del documento sin comillas o sin indicar

explícitamente su origen”.

En el ámbito estrictamente literario, Serafín Estébanez Calderón ajusta el concepto a la

definición de la Real Academia de la Lengua en su Diccionario de Términos Literarios (Madrid,

Editorial Alianza, 1996).

Por esta razón, entendemos que para considerar la existencia de plagio debemos

sujetarnos a dos acciones por parte del *plagiador:

1) Copia o imitación de una obra o parte de ella sin citar la autoría.

2) Literalidad de las ideas copiadas sin citar la fuente original.

2

El concepto metafórico de fuente literaria se aplica a aquel texto que sirve de

inspiración o modelo a otro posterior. Esto permite que exista una tradición literaria y que el

tema de los celos, por ejemplo sea recurrente a lo largo de la historia universal.

Casi la totalidad de las obras de la literatura universal han bebido en distintas fuentes,

literarias o no. Incluso se produce la interacción entre diversas artes, antiguamente la pintura y

la escritura y hoy en día el cine y la literatura, por ejemplo. Un argumento puede ser el mismo

en una ópera como en una novela, como ocurre con La dama de las camelias de Alejandro

Dumas, cuyo argumento es también el de la ópera La Traviata de Verdi, u Orfeo, que desde

tiempos inmemoriales ha ocupado la mitología clásica, la Metamorfosis de Ovidio, siguió por la

literatura medieval, renacentista y hasta nuestros días, con obras de Jean Cocteau o Rilke, a su

vez que ya en el siglo XVII, el músico Monteverdi le dedicó una ópera, a la que siguieron otras

de Gluck o la parodia de Jacques Offenbach.

Esta alimentación mutua de argumentos entre artes, géneros y obras es un concepto

distinto al de plagio, puesto que, además de la dificultad existente para definir argumentos

que forman parte del acervo común o de una tradición culta o popular, ha sido habitual en la

creación de autor sin que hubiese en ningún momento ánimo de copia. En este caso, habrá

que tener en cuenta que la consideración de una obra como fuente literaria en el plano crítico,

nada tiene que ver con el concepto de plagio.

Por otro lado, es reconocida la existencia del dictatum en la literatura. Así, era

frecuente en la Edad Media. El anónimo Libro de Alexandre, pieza clave de la literatura

española del Mester de Clerecía, tiene su inspiración y contiene párrafos íntegros del

Aleixandreis de Gautier de Chatillon, escrito dos siglos antes. Sin embargo, una obra estaba

escrita en romance y otra en latín. ¿Se puede considerar plagio o, como indica el mismo autor

anónimo de la obra española, la existencia del dictatum reconocido eliminaba cualquier

pertinencia autorial?

Ocurre lo mismo en los Milagros de Nuestra Señora de Gonzalo de Berceo un siglo

antes. Están inspirados en las veintiocho historias contenidas en el manuscrito Thott 128 de la

Biblioteca Real de Copenhague. Incluso las quince primeras historias son las mismas. Pero

Gonzalo de Berceo no dudó en reconocer que “seguía un relato previo”, aun sin citar la fuente.

El mismo arcipreste de Hita, glosa en su Libro de Buen Amor el Ars Amatoria de Ovidio.

¿Es la glosa un plagio? Y no digamos el tema de la honra a lo largo de la comedia clásica

española, o la historia de El Cid contada en el teatro francés de Racine.

¿Existe plagio en estos casos? No parece poderse considerar a pesar de ser los mismos

temas, muchos de ellos en circulación entre oyentes y lectores. Por ello, el concepto de plagio

debe diferenciarse técnicamente de la coincidencia temática, estructural o de la afinidad de

proyectos literarios.

Por otro lado, en el caso de las obras que utilizan datos históricos, sólo existirá plagio si

realmente se aporta algún descubrimiento histórico por un autor, no por el simple hecho de

utilizar datos que figuran en otros manuales y obras anteriores.

Existencia de plagio.

Para que exista plagio debe haber una voluntad previa de un autor para copia a otro, lo

cual se traduce en varias cuestiones:

1) Duplicidad argumental.

2) Igualdad argumental. No se considera la similitud argumental como elemento

constitutivo de plagio: sólo la igualdad.

3) Copia y reproducción de fragmentos de manera exacta o parcial.

4) Voluntad de plagio. No se puede considerar plagio la cita indirecta dado que entre

las lecturas numerosas de un autor puede existir alguna frase que haya quedado

en su memoria y que puede ser susceptible de reproducción en un momento dado

sin voluntariedad.

Sin estas tres circunstancias, es imposible considerar la existencia de plagio.

Por ello, no se puede considerar plagio a cualquier obra que contenga un argumento

semejante a otro o un motivo temático común. Tendrán que existir una voluntad firme de

copia y que en ningún momento se cite esa fuente.

No entraremos en consideraciones legales, como los posibles permisos de un autor a

otro, puesto que eso atañe a la legislación de cada país o sus sociedades de gestión de

derechos de autor.

POSIBLE PLAGIO ENTRE LAS OBRAS CITADAS

Se me solicita por una de las partes interesadas que emita un informe técnico,

puramente de analista literario, acerca de un posible plagio entre dos obras. Teniendo en

cuenta mi amistad hacia ambos autores implicados, y en virtud de mi condición de Doctor en

Literatura Hispánica y mi trayectoria profesional, así como mi condición de miembro de la

junta directiva de la Asociación Española de Críticos Literarios, me siento capacitado para

evaluar la solicitud de que D. NELSON AGUILERA me formuló, dado que también me considero

amigo de DÑA. MARÍA EUGENIA GARAY, la otra parte implicada, por lo cual, carezco de posible

parcialidad por relación personal decantada hacia una u otra persona.

Una vez leídas las obras, mi conclusión es la siguiente:

1) La obra de María Eugenia Garay se editó en 2005 mientras que la de Nelson

Aguilera en 2010. La posibilidad de plagio se constriñe a la obra de Nelson

Aguilera.

2) Ambas presentan un motivo temático común: el viaje en el tiempo. Sin embargo,

este motivo no es nuevo en la literatura. Existió en la literatura desde tiempos

ancestrales, incluso en las leyendas persas y árabes que dieron lugar a conocidos

cuentos como los de El Conde Lucanor del infante Juan Manuel.

Ya en la literatura moderna, cuando hablamos de viajes en el tiempo, el nombre de

Herbert George Wells es el primero que nos viene a la cabeza por la obra

homónima publicada en 1895. Desde entonces, el tema se ha sucedido.

Sin embargo, en 1887 se editó en España una obra anterior a la de Wells con el

mismo tema: El anacronópete de Enrique Gaspar y Grimbau (se puede consultar en

la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes).

Ante ello ¿Wells plagió a Gaspar y Grimbau? Pregunta de fácil respuesta: imposible

puesto que no se conocieron personalmente ni el autor inglés leyó la obra del

español.

¿Y qué decimos de Un yanqui en la corte del rey Arturo de Mark Twain?

Por ello, este tema es archiconocido en el mundo literario por lo que considerar

plagio temático a la utilización del mismo no es factible técnicamente hablando.

3) En el ámbito de la literatura infantil, el tema de niños viajando a través del tiempo

ha sido muy tratado, incluso utilizado para rememorar la historia de un país o de la

propia humanidad con un objetivo incluso didáctico (enseñar la historia nacional).

Hasta la reina blanca de Alicia en el país de los espejos de Lewis Carrol saltaba del

pasado al futuro.

Sería interminable un inventario de obras con este tema. Por centrarnos en el

ámbito americano, era un tema recurrente de las obras del escritor infantil

brasileño José Monteiro Lobato. En el ámbito del español, el cubajo Yoss escribió

Los pecios y los náufragos en el año 2000, un viaje del presente al siglo XXIV.

Fijémonos en si es recurrente, que en mundo del libro infantil actual en serie,

donde se incluyen aventuras de un personaje famoso, sigue siendo un argumento

manido. Ahí está la edición en 2006 de la aventura del ratón detective Gerónimo

Stilton, libros de fama internacional y ventas masivas, titulado Viaje en el tiempo.

4) El argumento de la obra de María Eugenia Garay es el siguiente: la imaginación de

unos niños les permite vivir un viaje en el tiempo. Atraviesan hasta el mundo

fantástico de La Atlántida, y finalmente en la historia paraguaya, para llegar

primero a la revuelta de los Comuneros, en el siglo XVIII, y en los sucesos de la

revolución del 14 de mayo de 1811. El repaso a la historia paraguaya es

sumamente minucioso y existe un proceso didáctico dado como fin de la obra el de

dar a conocer a los jóvenes la historia paraguaya de la independencia.

5) El argumento de Nelson Aguilera es el siguiente: narra las aventuras de la tortuga

Karumbita y sus “hermanos”, los niños Manuel y Anahí. Entre los tres han

construido una máquina del tiempo y en una de las tantas pruebas que realizan, la

tortuga viaja al 14 de mayo de 1811, fecha de la revolución de la independencia de

Paraguay. Manuel va tras ella para traerla de regreso pero su “sospechosa”

apariencia y manera de hablar ya referencias objetos de su mundo de 2011,

provocan que lo confundan con un espía de Belgrano. Desde su casa de Loma Pytã,

Anahí intentará hacer funcionar de nuevo la máquina para poder rescatarlos antes

de la revolución.

6) Es obvio el parecido temático. Como también lo era el de las obras de Gaspar y

Grimbau y H. G. Wells. Es obvio que la construcción de una máquina para viajar en

el tiempo es común en todos los casos, dado que era la manera de dar

verosimilitud y cientificismo a la historia ficticia. Pero tengamos presente que

estamos ante un tema recurrente de la historia de la literatura universal, no es

algo inventado por la literatura paraguaya contemporánea. Y no hay similitud de

argumentos dado que unos personajes de ficción, incluso la tortuga, intervienen

en la historia, mientras los de El túnel del tiempo no tienen ese objetivo.

7) Es obvio que un viaje al pasado comporta la inclusión de datos históricos. Sin

embargo, no encontramos datos históricos en ambas obras que aporten sucesos

que no figuren en los manuales de historia del Paraguay, e incluso de historia

sobre la independencia de las repúblicas hispanoamericanas, como, por ejemplo,

los del profesor de Historia de América de la Universidad Nacional de Educación a

Distancia de España, el catedrático D. Carlos Malamud.

8) Datos históricos como la elaboración de una corona con los tres colores de la

bandera paraguaya son suficientemente conocidos. La coincidencia de la aparición

prevalente de Doña Juana María de Lara en ambas novelas es fruto de la ubicación

histórica de los relatos.

9) A pesar de este parecido temático y espacial, no existe ningún parecido

argumental inherente a la historia de ficción. En la novela de María Eugenia Garay,

el viaje por el tiempo es muy amplio y más bien se asemeja a un paseo cronístico

por la historia, donde el abuelo va contando los sucesos. A diferencia de éste

relato, el de Nelson Aguilera ofrece un mayor detenimiento en las peripecias de la

tortuga humanizada y Manuel. En la obra de Garay los seres del presente son

testigos de los sucesos, mientras que en la de Nelson Aguilera, Karumbita y

Manuel participan en los mismos, mientras que Anahí trata de rescatarlos del

pasado con la presencia del ejército y la prensa a causa del invento realizado por

los jóvenes (la máquina del tiempo).

10) La novela de María Eugenia Garay está fundamentada en la narratividad

referencial. La de Nelson Aguilera sitúa por delante la acción de lo puramente

narrativo. Es una diferencia enorme entre ambas obras que impide cualquier

plagio estilístico posible.

11) En ningún momento hemos encontrado líneas copiadas de una obra a otra. No

existen copias ni parecidos de frases ni construcciones sintácticas semejantes,

fundamentales para definir una obra como plagio. No puede existir plagio entre

ambas obras por este motivo.

12) La obra de María Eugenia Garay ofrece una profundidad histórica que no ofrece la

de Nelson Aguilera. En este sentido, Garay atiende a la comprensión de la historia

por los muchachos que viajan por el tiempo, mientras que los niños y la tortuga de

Nelson Aguilera participan de los sucesos pero sin entrar en detalles históricos

excesivos. Más bien es la confrontación entre el pasado y el presente, con sus dos

siglos de diferencia, lo que más interesa al autor, desde luego que muy por encima

de la lección histórica didáctica.

13) Le resulta a Nelson Aguilera más atractiva la confrontación de costumbres de 2011

con respecto a las de dos siglos antes que la indagación histórica penetrante. La

voz del abuelo que conduce la narración en la obra de María Eugenia Garay, nada

tiene que ver con el perspectivismo y polifonía de la de Aguilera.

14) No existe una estructura literaria semejante en las dos obras analizadas. Garay

utiliza la linealidad descriptiva mientras en la de Aguilera hay un cambio espaciotemporal

en tres episodios del relato.

CONCLUSIÓN

En virtud de todo lo expuesto en esta evaluación técnica literaria, no hemos hallado

ningún fragmento copiado ni levemente alterado de la obra de María Eugenia Garay en la

posterior de Nelson Aguilera. No puede existir plagio al no haber ninguna similitud estilística,

estructural y argumental entre ambas obras.

Sí existe un tema común: el viaje en el tiempo hacia el pasado. Pero tampoco es un

tema novedoso en la obra de María Eugenia Garay, ya que pertenece la tradición literaria

universal.

Sí hay un hecho novedoso en la novela de María Eugenia Garay al aplicar ese viaje en el

tiempo a la visita a la historia paraguaya, principal propósito de la autora. Sin embargo, no se

puede entender que la obra de Nelson Aguilera haya invadido el territorio creativo de la de

Garay dado que en ningún momento Aguilera acomete el análisis de la historia paraguaya,

como sí hace Garay, sino que se limita a contar una historia de ficción del presente en conflicto

con el pasado. Pero no puede existir plagio, dado que el único punto de concomitancia es el

respeto de ambas obras al dato histórico real contenido en los libros y manuales de Historia

Concluyamos afirmando que, si alguna voz entiende como plagio la obra de Nelson

Aguilera con respecto a la de María Eugenia Garay, habrá que recordar que la historia de la

literatura paraguaya, por no hablar de la universal, está plagada de plagios, sobre todo su

subgénero histórico. Es normal que distintas obras literarias de tema histórico sobre el

mariscal López y Elisa Lynch repitan motivos y situaciones acaecidas en el pasado. Pero todos

sabemos que no son plagios.

Creo que podemos decir lo mismo de dos obras cuya única semejante es que unos

niños contemplan la jornada víspera de la proclamación de la independencia del Paraguay,

aunque unos, los de El túnel del tiempo, lo hagan como testigos y otros participen en la acción,

los de Karumbita la patriota.

La coincidencia de datos históricos es algo habitual y necesaria cuando una obra

literaria se sitúa en el pasado. Además, son datos que no pertenecen al imaginario de un autor,

sino del pasado histórico nacional y humano. No son objeto de plagio aquellos que no están

expuestos por primera vez en una obra, lo cual no son el caso de las dos que aquí hemos

tratado.

Certificando la veracidad de este informe para uso donde corresponda, en Valencia

(España) a 22 de enero de 2011.

Fdo: José Vicente Peiró Barco

Anuncios

Un comentario sobre “INFORME CRÍTICO-LITERARIO COMPARATIVO DE POSIBLE PLAGIO

    Nelson Aguilera escribió:
    12 octubre, 2011 en 14:12

    ¿EN MANOS DE QUIENES ESTAMOS LOS ESCRITORES CUANDO SE NOS ACUSA DE PLAGIO?
    Apreciados amigos y amigas: En este pequeño documento pretendo mostrarles el “trabajo” de la fiscala Carmen Gubetich de Cattoni, quien tomó el caso del supuesto plagio de la obra “El túnel del tiempo” de la colega María Eugenia Garay en mi obra “Karumbita la patriota”. Daré muestras de cada documento elaborado obedeciendo al dicho como muestra basta un botón.
    1- Documento emitido por el departamento de derechos del autor del Ministerio de Industria y Comercio, firmado por la abogada Marissa Giménez Kropf.
    a) En ambos se menciona la salva de cañones, inventada por la escritora.
    b) En ambos los niños se remontan al pasado, desde el tiempo actual, cosa inventada por la escritora en el 2005.
    c) En ambos tiemblan de frío.
    d) En ambos textos doña Juana María de Lara, prepara el ramo de flores con los tres colores de la bandera patria: rojo, blanco y azul.
    e) En ambos las campanas de la Catedral anuncian el triunfo, festejo inventado por la escritora.
    Observación: En base a este tipo de análisis, la fiscala allanó la Editorial Santillana y las imprentas para requisar 1147 libros y las respectivas chapas de impresión. ¡Increíble! ¿No? ¡Yo pido un poco de seriedad y profesionalismo!
    2- El siguiente documento fue elaborado por María del Carmen Pompa, quien realizó un cuadro comparativo sin conclusión alguna. Extrañamente apareció la conclusión días después. ¿Acaso no se debería haber entregado la conclusión con el supuesto análisis?
    El siguiente cuadro pretende mostrar igualdades entre una y otra obra. Veamos Y JUZGUEMOS SI ESTO ES PLAGIO O NO. SEGÚN LA REAL ACADEMIA Y LAS LEYES VIGENTES PLAGIO ES LA COPIA LITERAL Y TEXTUAL DE UN MATERIAL.

    El túnel del tiempo Karumbita la patriota
    a) Finalmente recalan en un emotivo momento del pasado donde los chicos pueden por fin conocer a su querido abuelito César, con quien se habían cruzado en el tiempo. 1) – ¿Doña Juana María de Lara? ¿Qué modales son esos, Karumbita? Soy tu abuela y debes llamarme como tal.
    b) Las campanas de la Catedral dieron los 12 repiques para marcar la llegada de un nuevo día, y para el Paraguay, el alba de una nueva era: el 15 de mayo acababa de iniciarse. 2) Las campanas de la Catedral sonaron repetidamente y las salvas de veintiún cañonazos anunciaron el nacimiento de una patria nueva, libre y soberana aquel domingo 15 de mayo de 1811.
    c) Una improvisada banda de músicos comenzó a esparcir sus alegres melodías en medio de la algarabía general. 3) El pueblo salió a festejar en las calles.

    d) En esa casa de los Martínez Sáenz se reunía en secreto, desde hacía meses, los patriotas de la conspiración. 4) Doña Juana golpeó las manos frente al portón de los Martínez – Sáenz. Un esclavo salió a recibirlos y los hizo pasar a la sala.
    e) – ¡Brrr! Hace mucho frío – exclamó Jerónimo al asomar la nariz a la puerta del vehículo recientemente detenido. Una ráfaga de viento Sur, gélida, confirmó sus palabras. 5) – Sí, es verdad. Este mayo hace mucho frío. El viento helado se mete por todas las rendijas.

    Conclusión firmada por la Doctora María del Carmen Pompa el 4/10/10: “Siguiendo lo estipulado en la Ley y luego de un detallado análisis comparativo de las dos obras citadas, se ha tenido en cuenta las semejanzas que se presentan en Karumbita la patriota de Nelson Aguilera, con relación a El túnel del tiempo, de María Eugenia Garay y se concluye en que existe plagio de contenido en la obra Karumbita la patriota, en cuanto a situaciones, personajes – ficticios o con correlato histórico-, actitudes de los mismos y sus parlamentos”.
    Observación: Se puede notar en la conclusión una gran contradicción literaria y jurídica. La semejanza no es plagio, si lo fuera todos los literatos del mundo que han escrito sobre temas, personajes y situaciones semejantes serian plagiarios, incluyendo a la escritora María Eugenia Garay.
    Y en base a este “análisis” fui imputado por la fiscalía con medidas alternativas que son:
    a) Prohibición para salir del país sin permiso del juez.
    b) No cambiar de domicilio.
    c) Caución simbólica de 30 millones de guaraníes. Actualmente ya es de 100 millones.
    d) Pasar a firmar mensualmente en el juzgado.
    ¿Qué clase de fiscala es la que lleva la causa de violación de derechos autorales en el Paraguay? ¿Cómo una persona así puede seguir en dicho cargo? Cuando su pidió su recusación, la misma fue rechazada por el fiscal general adjunto y continuó hasta que la Corte la sacó. ¿Por qué?
    3- Dictamen pericial de propiedad intelectual: Perito Lic. Miguel Ángel Lemir E. Matrícula de la CSJ No. 416
    El juez penal de garantía No. 5 Humberto René Otazú F. aceptó las 33 preguntas de la pericia que el Lic. Lemir tenía que responder. El perito no pudo responder a las preguntas literarias y utilizó constantemente circunloquios diciendo que ya lo había contestado en la pregunta anterior o que no podía contestar esa pregunta porque era imposible. ¿Es un perito o no?
    Ejemplos:
    a) Pregunta: Determinar cómo se refleja la intertextualidad de datos históricos en ambas obras
    Respuesta: El concepto de intertextualidad ya fue abordado al responder el único punto de pericia planteado por la representante del Ministerio Público; sin embargo conviene aclarar que la supuesta intertextualidad no se da solamente en los datos históricos, que como ya se dijo es patrimonio de todos y no de una persona en particular; lo que en este caso ocurre es que se repite toda la trama, como ser el viaje fantástico, mediante el túnel del tiempo, de dos niños, a una fecha específicamente predeterminada(…).

    b) Pregunta: Determinar cuál es la trama de ambas obras.
    Respuesta: Esta pregunta ya la respondí al abordar el punto planteado por el Ministerio Público, por ello me remito, en un todo, a la misma.
    c) Pregunta: Determinar si son iguales las técnicas narrativas de ambas obras.
    Respuesta: Ya en el punto precedente se respondió sobre la técnica narrativa utilizada en ambas obras; por tanto me remito a dicha respuesta.
    d) Pregunta: Determinar cuál es la intencionalidad del autor de “El túnel del tiempo” y de “Karumbita la patriota”
    Respuesta: Aventurar sobre la posible “intencionalidad del autor”, comporta introducirme en el fuero íntimo y psíquico de la persona; ámbitos en los cuales los peritos judiciales no tenemos la formación académica habilitante, por lo que no considero prudente responder a una cuestión, sin el respaldo científico y técnico adecuado.
    e) Pregunta: Determinar cuál es el estilo utilizado por ambos autores.
    Respuesta: El túnel del tiempo: la narrativa directa de los acontecimientos y el accionar de los personajes involucrados.
    Karumbita la patriota: es el mismo utilizado por la Sra. María Eugenia Garay.
    Observación: Más del 50 % de las preguntas fueron contestadas con evasivas e imprecisiones. Y en base a este tipo de análisis la fiscala me acusó de plagio para ser llevado hacia un eventual juicio oral. Cualquier persona versada en Literatura no puede admitir estas respuestas como evidencias de plagio, lo cual asevera el Lic. Lemir en su conclusión. ¿Cómo pudo llegar a semejante conclusión cuando no realizó el análisis? ¡Todo esto es muy extraño! ¿Y A ESTO SE LE LLAMA “EXHAUSTIVO E INTENSO ANÁLISIS? Me pregunto cómo se sentiría un escritor si su obra es analizada de esta manera y por personas incompetentes.
    Pero esto no es todo, la segunda declaración de la Doctora María del Carmen Pompa, la cual debe ser impugnada por haber declarado ya en otra instancia, es aún mucho más interesante que su cuadro comparativo. Aquí van algunas muestras:
    a) Pregunta: Diga la compareciente qué fuentes consultó para hacer su análisis.
    Respuesta: Se han utilizado fuentes literarias, por ejemplo, la crítica literaria, el análisis de contenido y se tuvieron en cuenta las teorías de Julia Kristeva, de Mijail Bajtin, Iuri Lotman y Gerard Genette.
    b) Pregunta: Diga la compareciente qué diferencia encuentra usted entre las palabras semejanza e igualdad.
    Respuesta: Ambos términos indican prácticamente lo mismo, ya que semejante también significa, según el diccionario, similar, imitado, homólogo, y el término igualdad también según el diccionario, significa idéntico, lo mismo, exacto.
    c) Pregunta: Diga la compareciente, es el plagio semejanza o igualdad.
    Respuesta: Ya que los términos significan prácticamente lo mismo, se puede decir que el plagio guarda una relación de semejanza e igualdad con la obra que le sirve de base.
    d) Pregunta: Diga la compareciente si son considerados los arquetipos y la intertextualidad plagio en literatura.
    Respuesta: El arquetipo es una representación mental y el intertexto es un procedimiento literario. Si un texto incluye tanto una idea universal desarrollada por un autor, además del procedimiento intertextual también pueden ser considerados plagio.

    e) Pregunta: Diga la compareciente si desea agregar algo más a su declaración.
    Respuesta: (…) el procedimiento intertextual sí puede llegar a constituir plagio (…) En cambio, en mi calidad de perito de la Fiscalía, luego de examinar página por página los episodios correspondientes de cada obra, extractando la numerosa cantidad de párrafos semejantes, concluyo en que sí hubo plagio, en cuanto a temática, argumento, estructura narrativa, recursos literarios, personajes y actividades de los mismos.
    Observación: Lo interesante es que no dio ejemplos ni del argumento, ni de la temática, ni de la estructura narrativa, ni de los recursos literarios, ni de los personajes, ni de las actividades de los mismos. También echó por tierra toda la cultura occidental al decir que la intertextualidad y los arquetipos pueden ser considerados plagio. Si fuera así TODOS LOS ESCRITORES DEL PLANETA SOMOS PLAGIARIOS, INCLUYENDO A SU DEFENDIDA. Entonces, ¿por qué se me acusa y se me quiere llevar a juicio oral? Además, la doctora Pompa parece no diferenciar muy bien la semántica entre igualdad y semejanza. Sus contradicciones e imprecisiones lingüísticas hablan de similitudes y semejanzas, y ambos conceptos jurídica y literariamente no son considerados plagio. Muchas gracias, doctora Pompa.
    En base a todo lo mencionado, la fiscala interina Soledad Quiñónez, en menos de 24 horas de reemplazar a Carmen Gubetich de Cattoni, presentó la acusación. De aquí surgen varias preguntas: ¿Tuvo tiempo la Quiñónez de leer todo el expediente para llegar a acusar? ¿Cuánto supo la Quiñónez de todo el historial del caso para llegar a acusar? ¿Obró la fiscala interina por voluntad propia o fue presionada por alguien? ¿Está capacitada la fiscala Quiñónez para mantener todo esto en juicio oral o será que la Cattoni volverá? ¿Qué medios utilizaría la Cattoni para regresar al caso si fue recusada por la misma Corte? Todos estos puntos dan para pensar sobre la macabra manipulación de este caso.
    ********************************************************************
    Por la otra parte, es decir por Nelson Aguilera y su obra “Karumbita la patriota”, tenemos a los expertos en Literatura que dijeron totalmente lo opuesto. Estos dictámenes no fueron considerados por la fiscalía y no sabemos aún por qué. Estas personas son investigadoras en el campo de la Literatura, sin embargo, sus voces fueron ignoradas por la fiscala Carmen Gubetich de Cattoni. ¿Por qué habrá sido? ¿Quizás la fiscala tenga mayor conocimiento que estas personas que llevan años investigando y enseñando en universidades? Tenemos varias incógnitas. Seguidamente les presentaré las conclusiones a qué llegaron para hacer corta la historia. Si desean todos los documentos con gusto les haré llegar.
    a) Los doctores en Literatura José Vicente Peiró (España) y Teresa Méndez Faith (EE.UU):
    Conclusión: “ En virtud de todo lo expuesto en esta evaluación técnica literaria, no hemos hallado ningún fragmento copiado ni levemente alterado de la obra de María Eugenia Garay, en la posterior de Nelson Aguilera. No puede existir plagio al no haber ninguna similitud estilística, estructural y argumental entre ambas obras.

    Sí existe un tema común: el viaje en el tiempo hacia el pasado. Pero tampoco es un tema novedoso en la obra de María Eugenia Garay, ya que pertenece a la tradición literaria universal. (….)

    La coincidencia de datos históricos es algo habitual y necesaria cuando una obra literaria se sitúa en el pasado. Además, son datos que no pertenecen al imaginario de un autor, sino del pasado histórico nacional y humano. No son objeto de plagio aquellos que no están expuestos por primera vez en una obra, lo cual no son el caso de las dos que aquí hemos tratado.

    Certificando la veracidad de este informe, para uso donde corresponda, en Valencia (España) a 22 de enero de 2011”.

    b) El doctor en Literatura y periodista Guido Rodríguez Alcalá publicó tres artículos relevantes en el diario Última Hora. Algunos de los puntos más resaltantes son:
    1- 20/12/10 – Las coincidencias del MIC “…Los viajes en el tiempo son un tema frecuente en la literatura de ficción, a partir de la aparición de la máquina del tiempo del novelista inglés H.G. Wells en 1895; en este sentido no puede hablarse de plagio.[…] El túnel del tiempo tiene tantas entradas en Google, que tampoco puede haber plagio aquí.
    2- 27/12/10 – Originalidad y plagio. “Por si no he sido suficientemente claro, lo recalco: 1) la intertextualidad no es plagio; 2) no hay plagio de El túnel del tiempo de María Eugenia Garay en Karumbita la patriota de Nelson Aguilera; 3)en rigor, tampoco hay intertextualidad en las dos obras, sino referencias inevitables a los hechos históricos, tal cual consignados por los protagonistas e historiadores; es imposible escribir sobre la revolución de mayo sin hablar del público que colmaba la plaza, el emplazamiento de cañones, el repique de campanas – hechos que pertenecen a la escritura de la literatura y de la historia y que han sido incorporados a la tradición, después de haber sido incorporados a los mismos textos escolares”.
    3- 18/09/11 – Helio Vera y yo. “…. La originalidad no está en el texto, sino en la manera cómo se lo trata. […] ¿Se pueden reclamar derechos de autor sobre la independencia del Paraguay? Citaré sólo algunos (hechos de la independencia): la rebelión fue el 14 de mayo, se emplazaron cañones frente a la residencia de Velasco, Velasco quería entregar el Paraguay al extranjero; hubo salvas de artillería, el pueblo salió a las calles. Aquí no hay cosa “inventada por la autora”, ya lo dijeron los próceres de nuestra independencia. “
    c) Las magísteres en Ciencias del Lenguaje y Análisis del Discurso, Mirta Piris Da Motta y Celeste Fleitas Guirland dijeron:
    “Señalemos algunas coincidencias y similitudes; la noche del 14 de mayo de 1811; la idea libertaria de los próceres acuñada en la expresión “Independencia o muerte”; nombres reales de personajes históricos como Manuel Belgrano, Pedro Juan Caballero, Dr. Francia, el Gobernador Velazco, Fernando de la Mora, la familia Martínez Sáenz y otros que tuvieron protagonismo en la gesta de la independencia nacional; los lugares históricos tales como la Casa de la Independencia, la plaza, la Catedral, el trazado particular de las angostas calles asuncenas, etc.; el contexto físico-social-cultural propio de la época: el viento frío del sur, las vestimentas de los parroquianos y de los próceres, las campanadas de la catedral anunciando la independencia, las costumbres alimenticias de la época, etc. Todos estos elementos se convierten en tropos literarios en las dos obras analizadas porque son datos históricos narrados por los historiadores paraguayos y por la tradición oral que pertenecen al acervo cultural paraguayo, y no a un escritor en particular.

    Podemos corroborar aquí la originalidad y la creatividad en cada obra literaria. La misma intertextualidad interior de cada una de las obras analizadas, no actúa en desmedro de la validez en la plasmación de una obra literaria novelesca-poética original, sino por el contrario, hace ver al lector que la palabra, como palabra dialógica que es, puede llevar al escritor a recorrer intrincados mundos de pensamiento y creación. La relevancia de la palabra dialógica logra mostrar las posibilidades de creación de que dispone el escritor pueden hasta ser infinitas. Así lo vemos, en la mayoría de las obras literarias universales.
    En definitiva, ambos escritores han acudido al mismo intertexto como recurso de creación literaria pero desde diferentes perspectivas creativas y diferentes recursos: María Eugenia Garay ha optado por el mecanismo de la citación, es decir, la inserción en el texto propio de citas históricas, fragmentos breves, anécdotas, versos y hasta fotografías pertenecientes a otros textos que cumplen diversas funciones; homenajes a autores citados, reconocimiento, y tal vez “guiños” hechos al lector para orientar la interpretación del texto. Nelson Aguilera, hace lo propio; la utilización del recurso de la alusión, trabajado desde la incorporación de los datos históricos en diálogos ingenuos e inocentes, puestos como parlamento de una tortuga y su “abuela”, en una relación familiar, cariñosa y de curiosidad propia de los niños.
    Con este análisis queremos demostrar que la intertextualidad, una vez más, cumple con los axiomas: “La literatura se nutre esencialmente de literatura”. “Todo discurso se nutre de textos anteriores de variada procedencia”. La intertextualidad no es plagio. “
    d) El abogado experto en derechos autorales de Alfaguara Argentina, Dr. Patricio Carballés, elaboró el siguiente documento que tampoco fue considerado por la fiscala, a pesar de tener todos los sellos legales que corresponden:
    “Del presente informe técnico legal y literario realizado entre las obras “EL TUNEL DEL TIEMPO” de María Eugenia Garay y “KARUMBITA LA PATRIOTA” de Nelson Aguilera, se arribó a las siguientes conclusiones:
     Las obras poseen una temática similar, ya que refieren hechos, protagonistas y situaciones que hacen a la historia del Paraguay.
     Ambas obras utilizan el recurso del “viaje en el tiempo” (puntualmente a través de un “túnel del tiempo”), siendo este un recurso genérico y muy utilizado en la literatura universal.
     La obra de la Sra. Garay describe más ampliamente la historia del Paraguay, ya que relata más cantidad de hechos históricos, mientras que la de autoría del Sr. Aguilera, se circunscribe a un hecho solamente, que en la Revolución de 1811.
     Los personajes ficcionados y la participación de ellos en los hechos son absolutamente diferentes, ya que mientras en la obra de Aguilera participan

    activamente en los hechos históricos, en la obra de Garay podríamos decir que son meros espectadores o con escasa y puntual participación en los acontecimientos.
     La obra de Garay posee mayor información y detalle en los hechos históricos que relata. No existen en ninguna de las obras, hechos históricos novedosos que no surjan de libros o manuales de historia del Paraguay.
     La estructura y secuencia narrativa en las obras, se vinculan a los hechos históricos y no al relato literario, que es disímil.
     No se advierte la existencia de párrafos siquiera similares, y mucho menos copiados o adulterados o disimulados que originalmente fueran de la obra “El Túnel del Tiempo” el libro “Karumbita la Patriota”.
     Se advierte grandes diferencias en el estilo literario de las obras, lo que demuestra a las claras que las obras han sido escritas por diferentes autores.
    Por lo expuesto en el presente informe, consideramos los firmantes del presente que no existe elemento alguno que permita inferir que para la realización de la obra “Karumbita La Patriota” su autor Nelson Aguilera, haya plagiado o copiado el libro “El Túnel del Tiempo” de María Eugenia Garay.
    En la Ciudad de Buenos Aires, República Argentina a los 07 días del mes de marzo de 2011, se suscribe el presente, para ser presentado por ante quien corresponda”
    e) El Lic. Lino Trinidad Sanabria, perito de la Corte Suprema de Justicia, con matrícula No.39 concluye en su informe, en el que contestó las 33 preguntas del juez, y no como su par Lic. Lemir que no contestó más del 50 % de los puntos de pericia.
    “Que no hay plagio ni argumental, ni estilístico de ningún tipo entre las obras citadas precedentemente. Tampoco hubo en esta causa ninguna otra violación del Derecho de Autor”, La psicología de los personajes, la forma de presentar los hechos, situaciones, lugares, tiempo, narradores, las técnicas narrativas, la representación de la mujer y los estilos difieren totalmente entre ambas obras. Y que debido a los arquetipos propios de la literatura y a la intertextualidad de los hechos históricos por ambos autores, se reflejan coincidencias, mas no igualdades, en el tratamiento del tema de la independencia del Paraguay y de los viajes en el tiempo, que no son propiedad – repito – de ninguno de los autores involucrados en este análisis, sino que son patrimonio universal de la humanidad”.
    Observación: Y todos estos estudios de personas versadas en el tema fueron rechazados por la fiscala Carmen Gubetich de Cattoni, quien consideró solamente, para acusar, los “estudios” de la otra parte que ya vieron, queridos amigos.

    Como si todo fuera poco el PEN International, con sede en Londres y cuya filial se encuentra en Paraguay presidida por Emi Kasamatsu, también se manifestó el día 10 de octubre de 2011, estableciendo una postura clara respecto al caso. Es importante mencionar que el PEN International es la única asociación mundial de escritores y cuenta con 144 centros en 102 países, y un estado consultivo en la UNESCO y en las Naciones Unidas. Soy miembro de esta prestigiosa institución. El PEN es la voz de la literatura internacional. Su manifiesto reza de la siguiente manera:
    COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
    La comisión directiva del PEN Club del Paraguay manifiesta lo siguiente con relación a la demanda contra el escritor Nelson Aguilera por el supuesto delito de plagio:
    1. El PEN Club no ve indicios de plagio en el libro de Nelson Aguilera titulado “Karumbita la patriota”, cuestionado en un juicio penal.
    2. El PEN Club no pretende interferir en cuestiones de carácter legal o administrativo.
    3. Sin embargo, el PEN Club sostiene el principio de la libertad de expresión, y por esto hace la siguiente manifestación pública. Al hacerla, recuerda la vieja máxima latina: Caesar non est supra grammaticos (el emperador no está por encima de los gramáticos). Esto significa que, en cuestiones que requieren conocimientos especializados, las autoridades no deben ignorar el criterio de las personas entendidas en la materia.

    Comisión directiva del PEN Club del Paraguay

    Finalmente, quiero puntualizar que si yo hubiera sido un plagiario la Editorial Alfaguara no me hubiera dado más trabajo, sin embargo, sigo trabajando con la misma y en el 2012, los pequeños lectores del Paraguay y de todo el mundo hispanoparlante tendrán la posibilidad de gozar de las nuevas aventuras de Karumbita en un sensacional libro, que tampoco es ni será plagio.

    Agradezco a las miles de personas que han firmado las hojas de apoyo y a los colegas que han aceptado mi pedido de ser testigos para un eventual juicio oral, que no merezco porque no he plagiado la obra de nadie. Y esto lo digo y lo diré ante cualquier juez porque Dios y toda la gente versada en Literatura son mis testigos.

    Todas estas informaciones debieran haber sido analizadas por las fiscalas, quienes merecen no sólo el enjuiciamiento sino la suspensión definitiva de sus cargos, porque si los paraguayos pagamos nuestros impuestos para que gente incompetente y parcialista nos juzguen de esta manera, creo que estamos errando el camino. Necesitamos magistrados ecuánimes, imparciales que busquen la justicia y que no se amedrenten ante las presiones de los poderosos. Todos los documentos en toda su extensión serán remitidos a la OMPI y a todos los organismos internacionales que luchan por los derechos de los autores.

    Nelson Aguilera
    Maestro, escritor y actor paraguayo.
    nelsonaguileraactor@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s